sábado, 9 de julio de 2011

El azar estuvo del lado de Brasil

Por Guido Plotnik
La Copa América de 1983 fue la tercera que se disputó sin sede fija, por lo que los partidos se jugaban de ida y vuelta. Brasil superó en semifinales a Paraguay de una manera muy particular: por sorteo.


El primer partido de las semifinales entre brasileros y paraguayos fue en el Defensores del Chaco, Asunción. Ante 55.000 espectadores los equipos empataron en uno con tantos de Milcíades Morel para los locales y de Eder para el visitante.

El juego de vuelta se jugó en el Parque de Sabiá, Uberlandia, con la presencia de 75.000 personas. En un encuentro aburrido y friccionado, brasileros y paraguayos igualaron en cero y tuvieron que definir el pasaje a la final por sorteo.

El recuerdo de la copa de 1975 no era bueno para Brasil. En aquella oportunidad, la verdeamarhela perdió por sorteo ante Perú el pasaje a la definición, pero esta vez la suerte estuvo de su lado, ya que la moneda jugó a favor de Brasil y eliminó a Paraguay de forma insólita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada