martes, 30 de agosto de 2011

El día que la esperanza se derrumbó

Por Santiago Albasi


Si hay algo que caracteriza al hincha de Racing es la ilusión. La que frente a cada inicio de campeonato le da la esperanza (utópica o no) de dar una vuelta olímpica. Fue previo al inicio del Clausura 2011 cuando ese deseo tomó más forma y tuvo serias chances de hacerse realidad, de la mano del colombiano Giovanni Moreno y de su compatriota Teófilo Gutiérrez, quien había llegado recientemente al equipo de Avellaneda.

Por la primera fecha del torneo se enfrentaron en Floresta All Boys y Racing, uno de los máximos candidatos a coronarse campeón. Fue el 13 de febrero cuando la ilusión de los simpatizantes de la Academia se desmoronó casi por completo. Ese día Gio Moreno, quien había sido la revelación del Apertura 2010, tuvo varios cruces de palabras con Hugo Barrientos, volante del conjunto local, que derivaron en roces físicos y la posterior lesión del colombiano.

Ahora sí te voy a pegar”. Las palabras de un mediocampista que va al choque dirigidas a un delantero lujoso en un fútbol que no estaba (y probablemente todavía no lo esté) preparado para ciertos chiches. Minutos después de la amenaza ambos jugadores fueron a disputar una pelota en el círculo central y el colombiano enganchó su pierna izquierda entre las del volante del All Boys, provocándose una rotura de ligamentos que lo marginó de las canchas por siete meses.

Fue así que la estrella de Racing se perdió el resto del campeonato y no pudo compartir el equipo con Teo Gutiérrez, el nuevo ídolo de los hinchas académicos. Casualmente, Gio Moreno, que se recuperó totalmente de su lesión, estará presente en el banco de suplentes este sábado a las 19.15, cuando su equipo se enfrente con All Boys en el estadio Islas Malvinas, mismo marco en el que debió abandonar dolorido el campo de juego.


3 comentarios:

  1. barrientos sos muy mala leche. yo miiguerc

    ResponderEliminar
  2. Barrientos malaleche.. ojalá que no juegues más al futboL!!

    ResponderEliminar