viernes, 26 de agosto de 2011

El hombre gol

Por Mariángeles Greco

Detrás de Boca y San Lorenzo se formó una gran historia, y además hubo una enorme cantidad de jugadores que han vivido el clásico desde las dos veredas. Uno de ellos es Alberto Acosta, un delantero que dejó goles en La Boca y en Boedo.
El Beto, como lo llaman, comenzó su carrera en su ciudad natal, Santa Fe, y más precisamente en Unión, donde permaneció durante seis años, desde 1982 a 1988.

Luego, tuvo su primera etapa en San Lorenzo entre 1988 y 1990, tras una temporada en el Toulouse de Francia, retornó al club de Boedo por otros dos años. Durante 1993, tuvo su único paso por Boca Juniors, donde anotó 13 goles en 42 encuentros.

Entre 1993 y 1996 jugó en la Universidad Católica, allí consiguió la Copa Chile en 1995. Después, pasó al Yokohama F. Marinos de Japón por un año. La siguiente temporada, regresó a la “U”, y obtuvo el Torneo Apertura.

Tras su estadía en Chile y Japón, volvió a Argentina para vestir, otra vez, la camiseta Azulgrana en las temporadas ’98 y ’99. Después, vivió su segundo ciclo europeo, esta vez en el Sporting Lisboa de Portugal, donde permaneció por dos años.

En 2001 comenzó su cuarto ciclo en el Ciclón, sin pensar que dos años más tarde llegaría su retiro del fútbol profesional de Primera División. Pero tampoco sabía que ese tiempo sería el de mayor éxito en San Lorenzo, ya que obtuvo la Copa Mercosur 2001 y la Copa Sudamericana 2002. En total, jugó 274 encuentros y anotó 118 tantos, que le sirvieron para ubicarse como el quinto máximo goleador de la historia del Cuervo.

Tras su retiro, en 2008, decidió volver a las canchas para vestir la camiseta de Fénix durante un año. En sus 17 años de profesionalismo, Alberto Acosta presenció 666 cotejos, y repartió 300 goles, que le alcanzaron para convertirse en uno de los mejores y más temidos goleadores.
                       Dos goles en San Lorenzo frente a Boca

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada