viernes, 9 de septiembre de 2011

Pontiroli, el arquero de la diferencias

Por Gonzalo Durand


Marcelo Pontiroli, arquero con más de 20 años de trayectoria, es uno de los futbolistas que vistió las camisetas de Argentinos Juniors y Lanús, dos de los equipos que se enfrentarán en la sexta fecha del Torneo Apertura 2011.


El Flaco, surgido en Deportivo Español, debutó en Primera División el 2 de octubre de 1994 frente a Vélez Sársfield, y ya en su primer encuentro entró en la historia por ser el primer guardavalla en sufrir un gol de tiro libre de José Luis Chilavert, el legendario y máximo arquero-goleador que tuvo el fútbol argentino con 62 anotaciones a lo a lo largo de su carrera.

Ya con 22 años, Pontiroli tuvo la posibilidad de reemplazar al histórico arquero de Deportivo Español Pedro Catalano, quien ostenta el récord de 333 partidos consecutivos jugados entre el 27 de junio de 1986 y el 29 de noviembre de 1994. Chila, con cuatro gritos de penal hasta ese momento, sorprendía con una faceta goleadora que luego lo caracterizó durante su etapa como futbolista, y arruinaba el debut del joven Pontiroli, quien disputaba su primer cotejo luego de 6 años como suplente. En total, disputó 22 partidos durante 8 años de estadía en el equipo gallego, pero tuvo el sinsabor de irse mal de su equipo ya que integró un supuesto grupo de “seis traidores” según lo expuesto por la hinchada. Gustavo Campagnulo, Eduardo Fuentes, Sergio Castillo, Pablo Guede y Mauro Potenzoni eran los 5 jugadores restantes, acusados de devastar a su propio club por reclamar la libertad de acción en 1997. Este hecho llevó a que Agremiados pare el fútbol hasta encontrar una solución, y significó una pérdida importante en lo económico para AFA, una consecuencia que para muchos seguidores “perjudicó” al club y no a los futbolistas.


Concluida su escandalosa etapa en Español, Pontiroli se mudó a La Paternal, el barrio en donde alcanzó su mejor nivel. Argentinos Juniors lo recibía con los brazos abiertos al igual que los hinchas, que con el correr del tiempo lo adoptaron como un nuevo referente del equipo. 72 partidos entre el Apertura 1997 y el Clausura 1999 le alcanzaron a Ponti para convertirse en uno de los jugadores más queridos del Bicho y fundamentalmente para adueñarse de los tres palos.


Sin embargo, Pontiroli quería dar otro salto de calidad, y pidió ser transferido a un equipo de los denominados “grandes”. Teniendo en cuenta que iba a ser suplente de Norberto Scoponi, fue adquirido por Independiente, y desde el primer día peleó el puesto junto al ex Newell’s en búsqueda del arco de Avellaneda. Un supuesto enfrentamiento entre el Uno titular y el DT Enzo Trossero le permitió al Pelado defender la valla del Rojo durante 20 ocasiones entre el Apertura 1999 y el Clausura 2000.


Luego de recibir algunas críticas de su propia hinchada, el guardameta prefirió mudarse a Córdoba para formar parte de Belgrano de Córdoba. Allí levantó su nivel, y tras participar en 36 cotejos, fue protagonista en la Promoción del 2001 que mantuvo al Pirata en la máxima categoría del fútbol argentino.

A mitad del 2001, y a pesar de que su equipo permanezca en Primera División, Pontiroli prefirió cambiar de aire para ser incorporado, esta vez, por Lanús, donde permaneció durante una temporada con 35 partidos incluidos. Fue allí cuando despertó el interés del técnico de Quilmes Gustavo Alfaro, quien pidió al arquero como incorporación para la próxima temporada de un equipo al que defendió en 74 oportunidades y del que fue capitán en la Copa Libertadores 2005.


Luego de dos años en el Cervecero, Pontiroli decidió volver a Argentinos Juniors con la cinta incluida y con mucha ilusión por reencontrarse con la hinchada que más cariño le brindó. A pesar de sus 72 participaciones en esta segunda etapa de dos años, no pudo cumplir el sueño de retirarse en La Paternal, ya que el DT Ricardo Caruso Lombardi no lo iba a tener en cuenta para la próxima temporada, ya que iba a darle continuidad al suplente Nicolás Navarro.


Catalogado como jugador libre, regresó a Quilmes durante otras tres temporadas, alcanzó los 100 partidos en el club, y formó parte del plantel que obtuvo el ascenso del 2010. Además, se consolidó como entrenador de arqueros del equipo para colaborar con Emanuel Trípodi, su colega titular. En relación a los récords, cabe destacar que Pontiroli integrará por siempre un grupo selecto junto a Ezequiel Aranda y el venezolano Rafael Dudamel por ser los únicos arqueros que convirtieron goles en la historia Cervecera.


Finalmente, ya en el año 2010, se dio el gusto de atajar en algunos partidos de Deportivo Merlo y en el Club Social y Deportivo El Frontón, un humilde club de sus pagos. Y en 2011, regresó a Merlo para ser (por ahora) suplente, debido a algunas diferencias con el DT Felipe de la Riva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada