miércoles, 28 de septiembre de 2011

Un histórico que regresa como rival

Por Agostina D'Martino


Boca recibirá a Tigre este domingo en la mítica Bombonera buscando seguir en lo más alto de la tabla, un encuentro que le traerá grandes recuerdos a Rodolfo Arruabarrena, actual entrenador del conjunto de Victoria, ya que volverá por segunda vez como entrenador al estadio dónde supo consagrarse vistiendo la camiseta xeneize.

El Vasco, que enfrentará una vez más al club que lo vio nacer, comenzó su carrera profesional en Boca en 1992 y su primer partido fue el empate en cero ante Newell’s como local.  En su primera etapa allí, que concluyó en 1996 cuando pasó a Rosario Central, se adjudicó la Copa Master en 1992 y la de Copa de Oro Nicolás Leóz un año después.


En el club rosarino jugó apenas 15 partidos y no convirtió goles, por lo que rápidamente regresó a Boca para vivir el comienzo de la época de máxima gloria del club y colgarse tres medallas más. El Xeneize se coronó campeón en el Torneo Apertura 1998 y el Clausura 1999, aunque el mayor logro fue la Copa Libertadores 2000, donde el ex defensor marcó dos tantos en la final ante Palmeiras. Entre ambos pasos por el club, dónde es bien recordado por los hinchas y supo convertirse en un histórico de la institución, Arruabarrena disputó 146 encuentros y marcó 11 tantos.

En el año 2000 viajó a España y se incorporó a Villarreal, dónde permaneció durante siete temporadas y ganó la Copa Intertoto en 2002 y 2003. Luego pasó al AEK Atenas de Grecia y en 2008 regresó al país para vestir la camiseta de Tigre.

En el Matador jugó 69 partidos y convirtió dos tantos hasta que en 2010 desembarcó en el último club que lo tendría como jugador: la Universidad Católica de Chile. Allí jugó un campeonato y se consagró campeón, siendo uno de los jugadores más importantes del equipo y retirándose con toda la gloria.

Como entrenador, tomó las riendas de Tigre este año aunque la situación del club no es la mejor ya que debe sumar la mayor cantidad de puntos posibles para no estar complicado con el promedio. En el Clausura pasado se enfrentó por primera vez a Boca desde el lugar de director técnico, en aquella oportunidad el encuentro finalizó 3 a 3, con su equipo cerca de ganarlo.

Para Arruabarrena, Boca es un club que él recuerda con mucho afecto ya que supo vivir una época inolvidable y este domingo se le presentará una nueva oportunidad de enfrentarlo. Sin embargo, su presente está en Tigre en la lucha por no descender, por lo que cuando la pelota empiece a rodar sólo le importará conseguir los tres puntos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada