viernes, 30 de septiembre de 2011

Un ídolo para la mitad de Avellaneda

Por Guido Plotnik
Histórico jugador y luego entrenador de Independiente, José Omar Pastoriza pasó una temporada por Racing antes de ser ídolo en el Rojo, donde le dedicaron una recordadísima canción: “Muchas gracias señor Pastoriza, por todo lo que nos das, esta hinchada te agradece, te agradece hasta el final”.


El Pato nació en Rosario el 23 de mayo de 1942 y comenzó su carrera futbolística en Central. Volante de gran técnica y mucho sacrificio, Pastoriza pasó a Colón para brillar en el ascenso y despertar el interés de uno de los clubes grandes la Argentina: Racing.

Llegó a la Academia en 1964, pero el equipo no anduvo bien y las necesidades económicas que apremiaban a Racing hicieron que se lo venda un año más tarde a su archirrival de toda la vida: Independiente. El Pato llegó a la otra parte de Avellaneda, donde brilló desde 1966 hasta 1972 como volante central, luego por derecha y finalmente como número 10.

Pastoriza vivió una de las mejores épocas de Independiente, con el que obtuvo el Nacional 1967, el Metropolitano 1970, el Metropolitano 1971 y la Copa Libertadores 1972. Luego tendría cinco etapas como entrenador en las que conquistaría el Nacional 1977, el Nacional 1978, el Nacional 1983, la Copa Libertadores 1984 y la Copa Intercontinental de ese mismo año.

Como futbolista también pasó por el Mónaco de Francia y disputó 18 encuentros con la camiseta de la Selección Argentina. Como director técnico dirigió a Talleres, Racing, Millonarios de Colombia, Gremio, Fluminense, Boca, Atlético Madrid, Bolívar, Argentinos y la selecciones de El Salvador y Venezuela, además de Independiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada