domingo, 23 de octubre de 2011

Banfield y una goleada histórica contra el Rojo

Por Matías Orciuoli


Los duelos entre Banfield e Independiente se caracterizan por ser atractivos y, desde 1994 hasta la actualidad, con al menos un gol por partido pero uno de los más recordados tanto para los hinchas del Taladro como para los del Rojo es el de aquella goleada del conjunto del sur por 5 a 0, la máxima diferencia entre ambos equipos.



El encuentro se produjo en la decimoséptima fecha del Clausura 2009, en el estadio Florencio Sola. Ambos clubes, de flojo e irregular rendimiento a lo largo del torneo, llegaban con 19 y 20 puntos respectivamente ubicados en la segunda mitad de la tabla y sin chances de ingresar a ninguna competencia continental.
Cuando solamente se habían jugado nueve minutos de la primera mitad, el uruguayo Santiago Silva adelantó a los locales para la serenidad de su entrenador Julio César Falcioni y para provocar el enojo del “Tolo” Américo Gallego (por ese entonces director técnico de los de camiseta roja). A partir de allí, la paridad que podía haber mostrado el partido durante el comienzo se fue diluyendo hasta transformarse en un monólogo de Banfield.
La aparición goleadora del central Víctor López y una gran jugada elaborada que acabó con el magnífico tanto de otro oriental de la zaga ofensiva, Sebastián Fernández, habían definido el rumbo de un cotejo que, al cabo de los 45 minutos iniciales ya contaba con una diferencia de tres goles a favor de los del sur de Buenos Aires.
Aquel equipo del Taladro de poco brillo en el primer tramo de 2009 ya contaba con la base del plantel que, meses más tarde, conseguiría el máximo logro en la historia de la institución al consagrarse por primera vez como campeones del fútbol argentino.
En el complemento volvió a decir presente en la red Silva (una de las máximas figuras del conjunto en la segunda mitad de ese año) y quien dio cifras definitivas a la histórica goleada fue el defensor Julio Barraza.
Con el resultado cerrado, Independiente había alcanzado el tercer encuentro del certamen en el que le habían marcado cinco goles: frente a Lanús como visitante, en la octava jornada (1-5) y contra Estudiantes en calidad de local por la decimocuarta fecha (también 1-5). Además, había sufrido otras dos derrotas abultadas en sus pasos por el interior del país (0-3 ante San Martín de Tucumán y 1-4 frente a Gimnasia de Jujuy).


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada