sábado, 29 de octubre de 2011

Pasó sin pena ni gloria

Por Joaquín Díaz

Estudiantes y Racing se enfrentan este lunes a partir de las 19, y los hinchas de ambos equipos tendrán el recuerdo de un jugador que no hace mucho vistió la camiseta de ambos equipos, aunque no dejó un buen recuerdo en ninguno de ellos: el arquero Roberto Junior Fernández.



Surgido de las inferiores de Cerro Porteño de Paraguay, su país natal, el portero de 1.91 metros llegó a la Argentina en 2009 para vestir la camiseta del Pincha, tras tener excelentes actuaciones en el subcampeonato que logró su equipo ese año. Sin embargo, no jugó ni un solo minuto en el conjunto de La Plata, siendo relegado por el buen desempeño de Agustín Orión en el arco. A pesar de no jugar, estuvo presente en el segundo puesto que el club obtuvo en el Mundial de Clubes del 2009, tras perder ante el Barcelona de España en la final por 2 a 1.

Sin continuidad, el Gatito (apodado así porque a su padre, también jugador de fútbol, lo llamaban El Gato) llegó a Racing en julio de 2010 para disputar el puesto con Jorge De Olivera. Debido a una lesión de este último, arrancó el Apertura como titular, aunque tras cuatro partidos en los que recibió cuatro goles perdió la titularidad. Sin embargo, tras las malas actuaciones de De Olivera en el Clausura, volvió a ocupar el arco a partir de la octava fecha, y jugó todo el resto del campeonato excepto por los partidos ante Quilmes (por lesión) y el último ante Vélez (por decisión del técnico). En total, disputó 14 encuentros con la camiseta de la Academia y recibio 16 goles.

Hoy en día, tras quedar en libertad de acción de Racing, el arquero de 23 años se encuentra jugando en el Córdoba de la Segunda Divsión de España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada