jueves, 13 de octubre de 2011

Una vez tenía que equivocarse

Por Matías Orciuoli


El tucumano Rafael Albrecht es considerado como el séptimo defensor con mayor cantidad de goles en el fútbol argentino con 95 tantos en 506 partidos disputados  y, a su vez, el jugador con mejor eficacia desde los doce pasos con 35 gritos en 37 ejecuciones. Casualmente, uno de los dos penales que falló fue contra Banfield cuando vestía la camiseta de San Lorenzo, equipos que se enfrentan esta fecha en una nueva jornada del Apertura 2011.


La efectividad del 95% que obtuvo el defensor durante su carrera profesional en tiros desde la pena máxima aún no pudo ser superada por ningún jugador argentino que haya pateado, al menos, treinta penales, pero el año 1969 seguramente se mantiene en su memoria por el mal recuerdo de los únicos dos disparos que no logró convertir.

Si bien había desviado su primer disparo frente a Desamparados de San Juan, en el encuentro disputado en el Viejo Gasómetro frente a Banfield se produjo la única ocasión en la que un arquero supo contenerle un penal y ese héroe fue Ediberto Righi (el otro había sido devuelto por el palo).

Aquel encuentro entre el “Cuervo” y el “Taladro” se disputó el jueves 3 de abril de 1969 y correspondió a la séptima fecha del Campeonato Metropolitano. Luego de que el nacido en San Miguel de Tucumán rematara con cierta displicencia y fallara en el mano a mano con el arquero, entre el público local se rumoreaba que su error se debía a diferencias que tenía el jugador con los dirigentes del club.

Sin embargo, Albrecht rápidamente se encargó de dejar a un lado las suspicacias debido a que, tiempo más tarde, convirtió dos de los cuatro tantos de su equipo en la goleada de San Lorenzo por 4 a 0.

La estadística expresa claramente que fue uno de los máximos defensores goleadores del fútbol local y que, como ejecutor de penales, fue el más contundente con un récord que todavía ostenta, pero aquella noche frente a Banfield el protagonismo se lo cedió a Righi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada