sábado, 5 de noviembre de 2011

Quiero vale cuatro

Por Gonzalo Durand


Con una actuación sobresaliente de Fernando Cavenaghi, autor de cuatro tantos por primera vez en su carrera y goleador del Nacional B con nueve anotaciones, River Plate volvió al triunfo y derrotó a Gimnasia de Jujuy por 4 a 1 en condición de visitante. De esta manera, el equipo dirigido por Matías Almeyda vuelve a la cima del campeonato, con  26 puntos en 13 partidos disputados, y además se transforma en el conjunto con más goles a favor (26).

Con los regresos a la titularidad de Luciano Abecasis, Juan Manuel Díaz, Ezequiel Cirigliano y Alejandro Domínguez, más el debut de Ramiro Funes Mori, River se disponía a afrontar un partido más que importante luego de una semana movida por varios rumores que el mismísimo Matías Almeyda salió a desmentir.


Con un penal (al igual que contra Aldosivi, la semana pasada) que solamente vio el árbitro Pablo Lunati, el Millonario abrió el marcador a los 24 minutos del primer tiempo, tras una ejecución del infalible Fernando Cavenaghi, quien colocó la pelota a la izquierda del arquero Fernando Crivelli.

Ya en el segundo tiempo, el Torito de O’Brien facturó por segunda vez a los 5 minutos, con un gol fantástico de media distancia a colocar. 2 a 0 para River, y delirio para los hinchas visitantes, que por momentos afirmaban ser “locales”. A los 23, el Millonario llegó al tercer tanto, y el Cavegol anotaba su quinto hat-trick en su carrera (2 en el Clausura 2002, 1 en la Sudamericana 2003 y 2 en el Nacional B). Un exquisito taco permitía que River golee en Jujuy y trepe a lo más alto del torneo.

A tres minutos del final, Gimnasia descontó con un grito de Nicolás Minici ante la salida de un débil Chichizola, quien se mostró dubitativo durante todo el encuentro. Sin embargo, no todo estaba terminado. No conforme con los tres goles, el ex delantero del Inter de Brasil hizo uno más en su cuenta personal, y de esta forma anotó cuatro tantos en un mismo partido por primera vez en su carrera. El último futbolista de River en convertir esta misma cantidad durante un mismo encuentro fue Ariel Ortega, contra Unión, quien fue derrotado 6 a 0 en el Clausura 2002. Aquella tarde, el Burrito tuvo una tarde magnífica por sus cuatro gritos, mientras que los dos restantes fueron justamente del Cavegol.

Con tres puntos en el bolsillo, River volverá en las próximas horas a Buenos Aires con la mente puesta en Atlético Tucumán, el rival al que enfrentarán el domingo de la semana entrante, en lo que significará el regreso del Millonario al Monumental de Núñez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada