jueves, 3 de noviembre de 2011

Un león bodeguero

Por Matías Orciuoli


Enzo Pérez fue el último jugador que supo defender los colores tanto de Godoy Cruz como de Estudiantes, equipos que se enfrentaran el sábado desde las 17.10, en el estadio Mundialista de Mendoza.



El volante comenzó a desempeñarse como futbolista en el club Deportivo Maipú de su ciudad de origen y terminó las inferiores en Godoy Cruz, aunque por ese entonces se desempañaba en el equipo que disputaba la Liga Mendocina de Fútbol.

Su buen nivel y sus características de juego fueron las que le posibilitaron poder formar parte del primer plantel del conjunto tombino y debutar en Primera en 2003 con apenas 17 años. Allí estuvo hasta 2007, tiempo en el que disputó un total de 84 encuentros y logró convertir trece goles.

Con el correr de los partidos y la mayor experiencia adquirida, Pérez se transformó en uno de los mejores jugadores de aquel plantel del elenco mendocino y, debido a sus destacadas actuaciones, Estudiantes se adueñó de su pase, convirtiéndose  así en el segundo club de su carrera.

Desde su llegada al “Pincha” supo, además de ocupar rápidamente un lugar entre los titulares, pelear hasta el final diferentes competencias e incluso conseguir los únicos dos títulos que acumula en su carrera.

En 2008, fue finalista de la Copa Sudamericana  con el conjunto de La Plata (cayeron frente a Internacional de Porto Alegre) y en el primer semestre de 2009, ya bajo la dirección técnica de Alejandro Sabella, se consagró campeón de la Copa Libertadores (superaron a Cruzeiro en la final).

Un año más tarde, Enzo Pérez, con la número 7 en su espalda, se convirtió en una de las máximas figuras del equipo que se quedó con la copa del Apertura 2010. Con la camiseta roja y blanca, jugó 114 partidos y marcó 17 tantos, rendimiento por el cual hace poco tiempo se convirtió en jugador del Benfica de Portugal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada