viernes, 4 de noviembre de 2011

Un partido entre incidentes y amenazas

Agostina D’Martino


El empate por uno a uno entre All Boys e Independiente del año 1977 no pasó desapercibido. El conjunto de Floresta convirtió su primer tanto frente al de Avellaneda, pero lo llamativo fue que el encuentro estuvo envuelto en incidentes y supuestas amenazas que finalmente lograron la suspensión del mismo y que continúe días después en la cancha de Racing.

Por la tercera fecha del Torneo Metropolitano 1977, el Rojo recibía al equipo de Floresta pero aquel partido no pudo terminar a los 90 minutos. All Boys abrió el marcador a través de Horacio Insaurralde, sin embargo instantes después un proyectil impactó sobre uno de los jueces de línea.

Entonces el árbitro, Aldo Ottone, decidió suspender el encuentro momentáneamente, ya que su compañero no podía continuar. Y ahí es cuando surgen las versiones de que Julio Grondona, presidente de Independiente en aquella época, habría tratado de convencer al árbitro que el encuentro debía seguir con normalidad. Pero ante la negativa de éste, Grondona lo habría comunicado con Alfredo Cantilo, presidente de la AFA en ese entonces, quien también lo obligaba a continuar con el juego.

Luego Ottone corrobora que en realidad no había hablado con Cantilo sino con alguien que se hizo pasar por él y mantiene su decisión de la suspensión del partido. Sin embargo, casi una hora después el encuentro continúa aunque sólo por 10 minutos, que le alcanzaron al Rojo para empatarlo gracias al tanto marcado por Norberto Outes.

Finalmente, por caída de proyectiles nuevamente, el árbitro suspendió definitivamente el encuentro que continuó días más tarde en la cancha de Racing, dónde se mantuvo el resultado.

Luego del polémico partido, se dieron las curiosidades de que Independiente no sufrió descuento de puntos y el árbitro no volvió a dirigir en Argentina. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada